Mi primer examen de pastelería (Para no olvidar)

1470325_785046761613631_7904654807363392128_n

Como algunos ya sabéis, empecé algo tarde en este mundo de la cocina, y cuando me matriculé en la escuela de hostelería era de las mayores de clase. Quizá por ese motivo, y por las ganas inmensas que tenía de aprender, siempre tenía la sensación de que todo lo que me enseñaran en un día no era suficiente. Era algo así como que tenía que recuperar esos “años perdidos”.

Una de las asignaturas a las que más ganas le tenía era la pastelería. Sin embargo, fue un poco decepcionante descubrir que me aburría enormemente (al principio). Sabía que tenía que aprender a hacer todas esas recetas básicas, pero quería que pasara el tiempo muy rápido para poder ver otras cosas.

Pues bien, llegó el primer examen trimestral de pastelería. Teníamos que sacar un papel al azar, donde estaban escritas las recetas que teníamos que hacer, y recuerdo una de las mías: bizcocho de planchas. “Uff qué aburrido….” eso fue lo primero que pensé.

Después de hacer la otra receta del examen (creo que una crema pastelera) me puse con el bizcocho, ya me quedaba poco tiempo y no podía entretenerme. Una vez tenía mi masa en la manga pastelera y empecé a escudillar, notaba algo raro (“algo le falta…qué es?”) pero no tenía demasiado tiempo, así que seguí escudillando. Con mi bandeja preparada para entrar al horno, y el tiempo justo, me encuentro a mi lado el bol con la harina pesada y tamizada…es decir, mi bizcocho sólo era huevos y azúcar. Sólo se me ocurrió hornear mi tortilla dulce, quitar la harina del medio y ponerme a recoger, como si nada pasara.

Puse mi nombre a las recetas, las dejé en la mesa, recé dos PadreNuestros y un AveMaría, y me fui a casa.

No suspendí aquel examen, nunca entenderé por qué (debí sacar un 200 sobre 10 en la crema pastelera) pero a partir de entonces le puse mucha más atención a todas esas recetas básicas que tanto me aburrían al principio. Es más, ahora me encanta elaborarlas.

Mi amiga Clara siempre recuerda aquel día y mi cara al ver que me había dejado la harina por ahí abandonada…cuánto nos reímos recordándolo.

 

Y más abajo la receta de este bizcocho, sin más. Y pensaréis, ¿un post para escribir una receta de bizcocho de planchas? pues sí, dedicado a todos los que empiezan a estudiar ó a trabajar en cocina y quieren correr demasiado sin hacer caso a lo más básico (sí, todos podemos caer en eso).

 

Sin duda para mí, aquel examen y esta receta son… Para No Olvidar

 

 

 

Bizcocho de planchas

Hay muchas recetas, pero creo que esta es de las más sencillas para que podáis preparar en casa.

Ingredientes:

– 4 huevos

– 300 gramos de harina (si lo queremos de chocolate, quitamos 40 gramos de harina y se lo añadimos de cacao puro en polvo)

– 300 gramos de azúcar

Elaboración:

– pondremos los huevos a montar, y una vez empiecen a blanquear le añadiremos el azúcar en forma de lluvia.

11109254_784657454985895_3799172810815161413_n

– dejaremos que monten unos 10 minutos a velocidad media, que suban 4 veces su volumen inicial.

1470325_785046761613631_7904654807363392128_n

– Pondremos la mitad de esta masa en un bol, y le añadiremos la mitad de la harina tamizada (150 gramos)

11402671_785046841613623_8866983522159060612_n  10641047_785047074946933_8502614668934699787_n

– Mezclaremos con una espátula, con movimientos envolventes y evitando que se bajen los huevos. Esta parte es mejor hacerla con rapidez y seguridad, si no es más fácil que se baje la mezcla.

11391394_785047234946917_2711544344145046712_n 11412346_785047571613550_20852370298044568_n

– Repetimos el proceso incorporando encima el resto de los huevos y el resto de la harina.

11392907_785047474946893_623384295152906477_n

– Metemos la mezcla en una manga pastelera con boquilla grande, y escudillamos sobre una bandeja con papel sulfurizado, dejando un grosor uniforme de aprox 1cm.

11071721_785047774946863_944297617978272365_n 10346196_785047758280198_4529738990384468823_n  11425504_785048108280163_3377540793072423238_n

 

– Metemos en horno precalentado 7 minutos 170 grados, y listo!

 

 

 

1499686_785048634946777_1777980044097994760_n

¿Qué podéis hacer con este bizcocho? al tener un sabor neutro y no ser demasiado esponjoso, siempre se utiliza dentro de alguna receta y no para comerlo solo.

– base para tartas (mojado en un almíbar normal ó aromatizado)

– brazos de gitano con el relleno que nos guste (nata, crema pastelera, chocolate, café, mermeladas, frutos secos….)

– podemos cortarlo en tiras tal cual, dejarlo secar y utilizarlo para mojar chocolate (merienda para niños…y no tan niños)

– utilizarlo para pasteles ó brazos salados (probad con mahonesa, pepinillos y pescados ahumados, un plato que no falta en mi casa en Navidad)

– y mil posibilidades más que seguro que a vosotros se os ocurren.

 

Que lo disfrutéis